Volver al blog

Tipos de ERP: genéricos, por sectores y otros

Tiempo de lectura: 6 minutos

Conocer los tipos de ERP es fundamental para elegir el que mejor se ajusta a nuestras necesidades.

ÍNDICE

1. Tipos de ERP.

1.1. Genéricos.

1.2. Preparametrizados.

1.3. A medida.

1.4. Alojado en la nube.

1.5. ERP híbrido.

1.6. De tecnología abierta.

1.7. ERP de comercio.

1.8. ERP para la gestión del stock.

Existen multitud de tipos de ERP especializados en diferentes tareas. Estos programas informáticos se han ido diversificando con el paso del tiempo. Su evolución ha estado marcada por las necesidades de las empresas y los cambios tecnológicos. ¿Cuáles son los más destacados en estos momentos? Hay que conocer los que vamos a comentar en las siguientes líneas.


 

1. Tipos de ERP

Las empresas eligen utilizar un ERP por dos razones principales: garantizar el crecimiento y conseguir una gestión integral. Además, los ERP son un conjunto de herramientas que permiten optimizar el funcionamiento del negocio. Pero para encontrar la solución más ajustada, es preciso indagar en las opciones que tenemos disponibles. De este modo, el riesgo de equivocarnos será menor.

1.1. Genéricos

Son un sistema ERP utilizado de manera indistinta por empresas de diferentes sectores. Ofrecen unas funciones genéricas que encajan en la operativa general, pero sin profundizar en áreas específicas. Los módulos que incorporan responden a necesidades comunes a la mayoría de las compañías. También favorecen una introducción sencilla al uso de estas soluciones.

Su capacidad de personalización está limitada dadas sus características. En términos generales, las empresas pequeñas y de tamaño medio optan por este tipo de ERP. Al fin y al cabo, su coste es menor y la implantación requiere de un tiempo menor.

1.2. Preparametrizados

Se diferencian del resto en que han sido configurados con un conjunto de parámetros específicos para un sector o industria determinada. Algunos ejemplos son los procesos comerciales, contables y financieros, así como también informes y plantillas de análisis predefinidos. Al igual que ocurre con el anterior tipo, el objetivo de este sistema ERP es el de reducir el tiempo y el coste de una implementación. Gran parte del trabajo se ha realizado previamente.

No obstante, cabe la posibilidad de que la configuración se quede desfasada y se tenga que actualizar con el tiempo. Las necesidades de la empresa pueden cambiar, por lo que el ERP tendrá que adaptarse para seguir siendo efectivo.

1.3. A medida

Un ERP a medida o personalizado ha sido creado para adaptarse por completo a una empresa. Sus módulos y configuración dan respuesta a unas necesidades muy específicas. Por regla general, las grandes sociedades son las que encargan este tipo de programas. Esto se debe a que manejan una cantidad ingente de recursos, tanto humanos como materiales.

A la hora de realizar su gestión diaria, necesitan un sistema adaptado al volumen de datos que manejan. Asimismo, con frecuencia, el coste de un ERP de estas características es elevado. Al tener que configurarse de una manera específica, hay que dedicarle más tiempo y recursos de lo normal.

1.4. Alojado en la nube

La principal característica del programa es que se encuentra ubicado en la nube. La solución la instala un proveedor que cobrará una cuota a la empresa por el servicio. Esta varía en función del número de empleados que tenga u otros factores. Optar por esta modalidad ofrece una serie de ventajas:

  • Se eliminan las responsabilidades referentes a la instalación física y su mantenimiento.
  • El acceso al ERP se amplía a cualquier dispositivo conectado a internet.
  • El coste es menor que una instalación específica al no necesitar, por ejemplo, de personal cualificado para mantenerla.
  • Las actualizaciones del programa son automáticas, lo que permite mantenerlo al día con facilidad.
  • La seguridad aumenta, ya que el proveedor está incentivado a mantenerla alta en todo momento.

1.5. ERP híbrido

Combina características de los sistemas ERP en la nube y los locales. Utiliza una arquitectura de tipo distribuido a la hora de llevar a cabo su operativa. Esto provoca que una parte de las funciones sean ejecutadas en un servidor local y otras en uno en la nube. Tales circunstancias simplifican el control de los datos, la accesibilidad y la escalabilidad.

1.6. De tecnología abierta

Es un sistema que utiliza una licencia de código abierto. Esto significa que su código fuente está disponible para poder modificarse, distribuirse y utilizarse con libertad. Destaca por su flexibilidad y capacidad de adaptación a las necesidades de la empresa. También son más económicos, al no tener que pagar licencias, y disponen de una comunidad de usuarios.

Si tenemos alguna duda sobre el funcionamiento, podemos acudir a la comunidad. Es una fuente de información y recursos de primer orden, aunque la configuración de este tipo de ERP puede ser más difícil. Según el caso, es posible que haya que contar con un equipo de desarrolladores especializados.

1.7. ERP de comercio

El diseño es específico para empresas de comercio, es decir, las que se dedican a la venta de productos y servicios. Estos sistemas automatizan y optimizan los procesos clave del negocio, como la gestión de inventarios, la de clientes, la de compras y ventas, entre otros. Gracias a su uso, no es tan costoso realizar estas tareas, que ganan en precisión.

Por ejemplo, un ERP de comercio permite realizar un registro detallado de cada compra y venta efectuada. Se recogen todos los datos esenciales, como el día, los productos o el proveedor. De este modo, podemos llevar a cabo análisis del proceso que se pueden materializar en informes.

1.8. ERP para la gestión del stock

El último tipo tiene como finalidad la de automatizar y optimizar los procesos relacionados con la gestión de inventarios. El programa dispone de funciones como la de seguimiento de la cadena de suministro o planificación de la demanda. Su diseño se centra en controlar estas actividades y ofrecer información fundamental para concluirlas de manera satisfactoria. Gracias a un ERP para gestión del stock, mejoramos de forma sustancial la gestión de los almacenes.

En conclusión, los tipos de ERP ofrecen una ayuda inestimable a las empresas y sus equipos humanos. Se dispone de un conjunto de herramientas para optimizar la gestión de cualquier área. Debido a su uso, conseguimos sacar todo el potencial oculto de la compañía y mejorar el desempeño diario.