Volver al blog

Primeros pasos para emprender un negocio

Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Qué es emprender? Al comenzar un nuevo negocio hay muchos interrogantes, se trata de una tarea arriesgada, pero que merece la pena.

1. Pasos para emprender un negocio.

1.1. Encontrar una oportunidad de negocio.

1.2. Creación del plan empresarial.

1.3. ¿Cuál va a ser la estructura legal?

1.4. Buscar financiación.

1.5. Hacer todos los trámites legales.

1.6. Primeras tareas como empresario.

En este artículo damos respuesta a la pregunta de qué es emprender. También proporcionamos una pequeña guía para facilitar los primeros pasos en el mundo empresarial. Siguiendo estos sencillos consejos resulta mucho más fácil comenzar la andadura profesional.


 

1. La directiva PSD2

Como primer paso previo a lanzarnos a la aventura de cómo emprender un negocio, es fundamental que sigamos algunas pautas que son de una gran relevancia. Solo de esa forma podemos contar con todos los datos necesarios para comenzar una trayectoria empresarial con unos buenos cimientos.

1.1. Encontrar una oportunidad de negocio

Antes de tramitar la documentación necesaria para iniciar la actividad, es vital que reflexionemos y hagamos un análisis en profundidad sobre el mercado al que queremos acceder:

  • Debemos preguntarnos si las necesidades de los usuarios ya están cubiertas o si hay un margen de mejora sobre las compañías que ya se encuentran en el sector.
  • De ser así, también es fundamental que hagamos una pequeña investigación para descubrir qué necesitamos para situarnos por encima de la competencia.
  • Es recomendable contar con un estudio que nos ayude a comprender si los ingresos que vamos a lograr cada mes, menos los gastos que esperamos, nos ofrecen la viabilidad necesaria.

1.2. Creación del plan empresarial

Esta tarea puede llevarnos bastante tiempo, pero es crucial para seguir dando los siguientes pasos de una forma ordenada y sin precipitarnos.

Este plan tiene que reflejar de manera fiel a la realidad los objetivos que vamos a marcarnos en la nueva empresa. Para ello, podemos hacernos algunas preguntas, cuyas respuestas nos serán de gran ayuda: cómo vamos a conseguir clientes, cuáles van a ser las barreras de entrada, o qué presupuesto es necesario para comenzar a trabajar.

Una vez tengamos clara toda esta información, llega el momento de tomar las primeras decisiones.

1.3. ¿Cuál va a ser la estructura legal?

Al comenzar la andadura profesional hay varias figuras jurídicas que podemos explorar. La más común es la del trabajador autónomo. Sin embargo, no todos los negocios se adaptan bien a ella, puesto que tiene implicaciones más perjudiciales que otras alternativas. Por ejemplo, si el negocio no funciona como debe, se responde con todo el patrimonio personal. Además, los tipos impositivos de los tributos, por lo general, son también más altos.

No obstante, si la actividad no va a generar una gran cantidad de dinero a corto plazo puede ser la mejor solución. Así, podemos aprovechar las subvenciones disponibles y una rebaja sustancial en la cuota durante los primeros años en los que cotizamos.

Aunque no contemos con ningún socio, es posible crear una sociedad limitada unipersonal. Con ella podremos tributar por el impuesto de sociedades (a un tipo reducido del 15 % los primeros dos ejercicios en los que logremos beneficios) y tan solo pondremos en riesgo el capital que hayamos aportado para su creación. El patrimonio personal permanece a salvo y así, emprender resultará más sencillo.

1.4. Buscar financiación

Si no contamos con el dinero suficiente para poder comenzar a trabajar, un paso obligado consiste en encontrar recursos económicos provenientes de terceros. Para esto hay varias vías. La más rápida es a través de intermediarios financieros como las entidades bancarias. A cambio de un préstamo o de un crédito hipotecario nos concederán lo que solicitamos, siempre y cuando el plan de negocio les resulte atractivo. Es posible que pidan más avales, sobre todo si no contamos con patrimonio suficiente.

También está la opción de acudir al ICO (Instituto de Crédito Oficial). Es una entidad pública y ofrece condiciones muy ventajosas en comparación con la banca tradicional.

Otra posibilidad, siempre que cumplamos los requisitos, consiste en solicitar una o varias subvenciones. Algunas de ellas pueden ser a fondo perdido y otras es necesario devolverlas pasado un tiempo. En cualquier caso, si nos las conceden, resultan mucho más beneficiosas que un préstamo.

Por último, debemos valorar la posibilidad de encontrar inversores. Si todas las demás alternativas no han resultado, será la única forma de conseguir el éxito. Eso sí, tendremos que renunciar a un porcentaje de los beneficios, que variará en función del contrato que se firme con quienes nos financien.

1.5. Hacer todos los trámites legales

Todavía falta un último paso para iniciar nuestro trabajo. Es fundamental que registremos la empresa y nos encarguemos de los requisitos legales. Será necesario conseguir los permisos, que pueden variar en cada ayuntamiento, y también hay que llevar a cabo todos los trámites obligatorios con la Agencia Tributaria y la Seguridad Social: alta de los empleados en el régimen correspondiente, en el modelo 036, en el IAE (impuesto de actividades económicas), etc.

1.6. Primeras tareas como empresario

Lo siguiente que debemos hacer es comenzar a gestionar el funcionamiento de nuestra pyme. Una vez comienza la actividad, es hora de poner en práctica todos los objetivos que nos habíamos marcado en nuestra estrategia. Seguramente, no todo es como esperábamos. No obstante, es vital que seamos capaces de sobreponernos a los obstáculos. En un primer momento, lo más importante es que atraigamos clientes. Para ello hay varias alternativas:

Cada negocio es único y debemos aplicar las medidas más adecuadas. Una vez logremos clientes, el siguiente desafío será mantenerlos y hacer crecer nuestra cartera. Solo de esa forma el negocio podrá continuar escalando y cumpliendo las metas que nos fijemos.

Emprender es realmente llevar a cabo todos estos puntos para conseguir un rendimiento cada mes. Los comienzos pueden ser complicados, pero con perseverancia y conociendo el mercado en el que nos adentramos, es posible tener éxito.

Ahora ya sabemos qué es emprender. También hemos visto cómo emprender un negocio con todos los pasos que debemos seguir para que la aventura empresarial pueda dar comienzo. Como hemos comprobado, antes de iniciar cualquier proyecto es necesario ejecutar varias tareas.